Un día en la vida de… un Liftie de Coronet Peak!

Queridas almas que cayeron en Queenstown.

En esta nota les vamos a contar cómo se trabaja en un centro de Ski en las afueritas de Queenstown.
Para cantarles la posta le pedimos a M, una argenta Queenstoniana que laburó en uno de estos centros, que nos cuente cómo fue su experiencia como Lifter de Coronet Peak.

M respondiendo mis preguntas

Antes que nada, para todos aquellos que quieran aplicar a un centro de Ski, nuestro hartamente conocido Berna Carignano ya se escribió todo al respecto así que ¡lean pilluelos!

Ahora que ya saben cómo aplicar, vamos a conocer la experiencia de nuestra querida Meli… las siguientes oraciones son fragmentos de una conversación informal, (birra de por medio seguramente) en las que M nos cuenta su historia… ¡disfruten!

(…) Mi idea desde un principio era venir a Nueva Zelanda a trabajar en la nieve. Para eso tuve que empezar a prepararme mucho antes, armar mi CV y carta de presentación en ingles, y al mismo tiempo buscar cómo aplicar en todos los centros de ski, algunos se aplica via mail, otros completando formularios en internet, algunos en fechas particulares otros en cualquier momento del año.

Cuando empecé a averiguar me encontré con una lista de centros, alrededor de 12, siguiendo mi lógica (cuanto más al sur mejor nieve) sólo aplique a los centros de la isla sur y que al menos tenían 2 medios de elevación . Un total de 8 centros. Todo esto en el mes de marzo y abril. Después de una larga espera, empecé a recibir respuestas 4 si y 4 no. Pero el que más me interesaba era Coronet Peak (NZ ski), que queda en las afueras de Queenstown, no me pregunten por qué pero me había enamorado de esa ciudad sin antes conocerla. Para este centro la aplicación era más compleja, no sólo había que presentar experiencia y referencias sino que había que contestar una serie de preguntas con respecto al cerro y mi interés por trabajar con ellos. El 9 de Mayo recibí el mail de Coronet Peak, diciendo que había sido seleccionada para una entrevista el 17 de Mayo, en Queenstown, mi pasaje a Nueva Zelanda era para el 14 así que salí de Argentina con una entrevista programada y 3 posibilidades más en otros centros de ski.

Llegué a Queenstown el 16 de Mayo después de casi 24 horas dándole la vuelta al mundo. Lista para al día siguiente presentarme en la entrevista. Llegué al Crown Plaza hotel donde se llevaban a cabo las entrevistas para encontrarme con un grupo de 60 personas que estaban aplicando, para diferentes posiciones en los 3 centros que la empresa tiene.

Nos separaron en 6 grupos de 10 y nos hicieron interactuar entre nosotros, presentándonos, exponiendo algún tópico personal y describiendo nuestras fortalezas y debilidades, una vez pasada esta instancia, empezaron las entrevistas personales. Yo fui la primera de mi grupo en pasar, me senté frente al supervisor de los “Lifties” de Coronet Peak y el supervisor de Remarkables (otra de las montañas). Ahí nuevamente hablamos de mis fortalezas y debilidades, e hicieron preguntas bastante comunes de entrevista: Cómo manejarías una situación estresante, cómo resolverías un problema con un compañero de trabajo, qué creés que es lo mas importante para la empresa y qué aportarías al grupo, entre otras…

Me fui de la entrevista con una sensación rara, la verdad que para ese entonces no tenía la menor idea si había quedado o no, me dijeron que en una semana más o menos se pondrían en contacto para decirme si había quedado o no.

Al día siguiente (sábado) me suena el celular , creo que fue la primer llamada que recibí en Nueva Zelanda y la mejor hasta ahora. Había quedado para el trabajo.

Estuve casi un mes sin trabajar entre la entrevista y el primer día de trabajo, para los que alguna vez pasaron por Queenstown sabrán lo que le pasa a la billetera por tanto tiempo sin trabajar, eso es algo que hay que tener en cuenta, al ser temporada baja no hay mucha posibilidad de encontrar trabajo temporal. Después de varios días a noodles y arroz, empecé a trabajar, la primer semana es a pura charla e introducciones, se presentan todos los jefes, managers, dueños y hablan y hablan por horas, después ya te dividen por área (por ejemplo yo trabajé para los medios de elevación, las sillas) así que nos llevaron a todos afuera y explicaron en qué consistía el trabajo, para después volver al aula y explicarnos con diapositivas, fotocopias, libros, gráficos, videos, etc, qué es lo que esperaban de nosotros y el funcionamiento de los medios y de la empresa.
Una vez pasada esa semana en el aula, estábamos listos para salir a trabajar.

¿Un día normal? Vas al centro de Queenstown alrededor de las 7.45, te subís al colectivo de la empresa, y subís a la montaña en más o menos media hora. 8:15 te bajás de colectivo y vas al staff room, te tomás un chocolate caliente, café o te y te fijás en qué silla te toca trabajar. 8.30 te presentás en la silla con tu Senior y preparás el área para el día: Esto consiste en preparar la rampa, chequear que los scanner de tickets funcionen correctamente, armar los “pasillos” para marcar por donde entra la gente y prepararse mentalmente para recibir a la gente.
A las 9 abren las compuertas y la gente empieza a llegar. Hay tres “posiciones” que podés tener: en los botones, ticket checking y en el top de la silla.
En los botones; te encargás de que todos los que suben se sienten en la silla y bajen la barra, (suena fácil pero cuando llegan turistas que nunca se subieron a una silla, es bastante complicado) mientras mantenés la rampa en buenas condiciones y que no se te junte mucha nieve enfrente de la silla…
En el ticket checking: básicamente estas parado enfrente de las compuertas, saludando continuamente a toda la gente que pasa y chequeando que las foto que te aparece sea la persona q estás saludando.
En el top: mantenés la rampa de arriba y te pasás el día levantando gente que se cae al bajar de la silla…

A las 4 cierra la silla. Y empezás a hacer lo mismo que a la mañana pero a la inversa. Una vez que cerrás la silla, vas al deck y empezás a limpiar todo el sector de afuera. A eso de las 4.45 nos juntamos todos los Lifties en el deck y hacemos un cierre del día… y a las 5 nos subimos al colectivo para volver.

Para terminar, el laburo está bueno, como todos tiene sus pros y sus contras.
Si no te importa el frío, y te encanta estar al aire libre, posiblemente este sea el laburo ideal. Tenés tiempo para esquiar, tenés pase y transporte a la montaña gratis. Y normalmente se arman buenos grupos de salida.

—————————–

¡Eso fue todo mis queridos hermanos Queenstonianos!

¿Alguno quiere compartir su experiencia como laburante del town? Las puertas de este blog están siempre abiertas…

 

Exe Guerra Written by:

Primero fue Nueva Zelanda. Después Tonga, Asia y Argentina. En Australia encontré el amor (y la muerte). Hoy: Irlanda. Mañana: Dinamarca. Intentando descubrirme a mí mismo a través de estos textos que nacen en mi corazón.

Be First to Comment

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *