Meditar

Meditar no es cerrar los ojos y vagar.
Meditar no es irse, abandonar el cuerpo y ser otro.
No es viajar.
Tampoco es saberlo todo.
Meditar no es ser superior. Meditar no es ser mejor.

Meditar es aceptar.
¿Aceptar?
Aceptar.

Aceptar el momento.

Los momentos.

Los momentos y las emociones.

Las verdades. Las mentiras. Las alegrías. Las tristezas. Los amores. Los desamores.

Los buenos y malos sentimientos. Reconocerlos, hacerlos propios, jugar con ellos y dejarlos ir.

No olvidarlos.

Dejarlos ir.

Y también venir.

Aceptar el tiempo, sus placeres y sus tristezas.

Aceptar nuestras victorias. Y también nuestras derrotas.

Aceptar a los de acá. Aceptar a los de allá. Lo propio. Lo impropio. Lo que creemos correcto. Y lo incorrecto.

Aceptar nuestros miedos, y saber que son sólo eso… “miedos”.

Aceptar que TODO es efímero. Hasta nosotros mismos.

Aceptar la vida.

Y, por sobre todas las cosas, aceptar la muerte.

Exe Guerra Written by:

Primero fue Nueva Zelanda. Después Tonga, Asia y Argentina. En Australia encontré el amor (y la muerte). Hoy: Irlanda. Mañana: Dinamarca. Intentando descubrirme a mí mismo a través de estos textos que nacen en mi corazón.

5 Comments

  1. Horacio Guerra.
    12 mayo, 2014
    Reply

    Muy bueno tu análisis acerca de la meditación Exe..son verdades que se aprenden viviendo y tu experiencia en meditación es muy sólida. Me encanta tu descripción pormenorizada, excelente!

  2. ¡Oh! Cuando vuelva a Argentina (?) me lo leés en voz alta 🙂 O en voz baja, qué se yo. ¡Simplemente hermoso!

  3. vani
    24 junio, 2014
    Reply

    Me encantó! y me ayudó! gracias!

  4. Nicolas
    3 octubre, 2014
    Reply

    Muy bueno!

  5. 30 octubre, 2015
    Reply

    […] Nuestros pensamientos están allá, en el pasado o aún más allá, en el futuro, pero rara vez están acá, en el único tiempo que existe. […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *