Causualidades

No. El título no está mal escrito.

En esta ocasión voy a escribir sobre las causualidades, que, si no se dieron cuenta es una nueva hermosa palabra inventada por mua.

El objetivo del título es introducir la idea de las causalidades en aquellas cabecitas que están sumamente arraigadas a la idea de las casualidades.

La mejor definición que pude encontrar, con mis propias palabras, después de horas y horas de posición horizontal en una playa es:

“La concientización mental del provecho que podemos llegar a sacar, ya sea positivo o negativo, de la ocurrencia de una casualidad.”

FAAA…

¡Más definición que Messi!

Sinceramente desconozco si la definición es clara o no, pero voy a hacer todo lo posible por explicarla en las siguientes lineas…

Gracias a mis experiencias personales, hace un tiempo, dejé de creer en las casualidades simplemente como casualidades en sí.
Sé que mi realidad no es la única, ni pretendo que así sea, pero por suerte y para no llegar al límite de la locura y esquizofrenia, viajando, conocí gente que comparte este mismo pensamiento, también habiendo llegado ellos a esta conclusión por experiencia propia y amplia reflexión.

Así que viejos queridos, tranquilos, no estoy del todo loco (aún).

¿A qué me refiero cuando escribo “introducir la idea de las causalidades a las personas arraigadas a la idea de las casualidades”?

Como dije antes, sé que mi realidad no es la única y que muchas personas piensan distinto, pero creo que el hecho de “pensar distinto” es meramente no sentarse por lo menos 5 minutos a reflexionar: ¿qué provecho obtuve de una u otra “casualidad”?

Por mi parte, gracias a que tengo MUCHO tiempo para reflexionar por estar viajando, me puedo permitir buenos momentos de reflexión. Reflexiones que no incluyen el sólo hecho de conocer casualmente a personas sino también lugares, momentos y, lo mejor de todo, SENTIMIENTOS.

¿Cómo llego a estas conclusiones?

Viajando todo se potencia, eso ya lo aprendí y se que vos, viajero, amante del couchsurf y los grupitos de “argentinos en la loma del toor” también. Y si viajamos solos, la “fuerza” con la que todo se potencia es mayor, simplemente porque no tenemos otra cosa de la que preocuparnos más que de nosotros mismos y nuestra formación y ascenso personal (que a algunos les gusta llamar espiritual). Al preocuparme por dicha formación (al menos yo) me preocupo y analizo los acontecimientos que me rodean, las cosas que al llegar a un lugar nuevo, empiezan a formar parte de mi realidad.

Al hacer este análisis, muchas veces noto que las personas que me rodean no están en ese momento y en ese lugar, por simple casualidad.

Sé que ustedes lectores, sintieron esto alguna vez.

En algún momento de sus vidas pensaron que si el universo no hubiese conspirado a su favor, si tal o cual cosa no hubiese pasado, tal o cual otra no hubiese resultado…

De esos momentos estoy hablando.

Volviendo a mi experiencia: sé que las personas que forman parte de esta nueva realidad, en algún momento tomaron una u otra decisión, para estar JUSTO en ese momento, en ese lugar, junto a mi.
Sean turistas, locales, sean quienes sean, están compartiendo ese momento único y están siendo parte de mi realidad. Y yo de la suya, que es lo más interesante del asunto…

Después de vivir tantas situaciones de este estilo, pensar que estos personajes están en ese momento por casualidad, al menos para mí, es irrisorio.

Una vez habiendo tomado conciencia de esta “realidad”, lo que normalmente hago es analizar (o al menos lo intento) a cada uno de ellos y ver cual de ellos tiene algo para decirme. Se que todos tienen algo para decirme, pero muy pocos tienen algo CLAVE para decirme, algo que pueda llegar a ayudarme en mi próximo destino o simplemente facilitarme de una forma u otra la vida en tal o cual situación venidera. Entiendan por favor que esto es muy difícil de explicar pero ¡estoy dejando todo!

TODO ESTO que estoy describiendo pasa inadvertido, bajo el contexto de situaciones sumamente normales y ordinarias de la vida y a veces sin ser consciente de que lo estoy haciendo.

De hecho según mi forma de ver las cosas, todos lo hacemos, algunos simplemente siendo más conscientes que otros, pero en el fondo, todos formando parte del mismo “esquema”.

Sigamos…

Una vez identificada a la persona, generalmente surge un tema de conversación random (en este momento de mi vida; viajes) y se forma un pequeño indicio de amistad, sean hombres o mujeres. Una cosa lleva a la otra y como si fuera adrede, SIEMPRE surge la pregunta por una parte u otra… ¿crees que nos conocimos al azar?

Acá, de acuerdo a la respuesta de las partes, se da por sobre entendido el razonamiento compartido (o no) y de acuerdo a lo que acontezca se indaga más profundo para ver hasta dónde estas almas están inmersas en los mares del conocimiento olvidado del universo.

Con esto no pretendo cambiar el modo de pensar de nadie, simplemente estoy compartiendo mi experiencia personal, la cual sinceramente creía ficticia o fantasiosa en un principio pero poco a poco, conociendo gente y escuchando y compartiendo sus historias y sentimientos, me di cuenta que es una realidad compartida.

Mi realidad.

¡Nuestra realidad!

Bajo esta linea de razonamiento, cuando conozco a una persona y “siento” que por alguna razón la conocí, indago profundo para escuchar QUÉ TIENE ESTA PERSONA PARA MI. 

Suena fantasioso pero la realidad es que, cuando este razonamiento es consciente mente compartido por dos personas, hay algo en el aire que cambia, todo se vuelve más ligero y el momento y las palabras fluyen.

Voy a darles un ejemplo, el más fresco que tengo para que entiendan de qué estoy hablando. Quizás al leerlo no suene lo suficientemente profundo, pero para mi lo fue ya que me ayudó en su momento a avanzar y a tomar una decisión, marcando un antes y un después en mi viaje, por ende, en mi vida.

Lugar: Bangkok, 20 hs. aprox.
Situación: Después de un largo día de recorrida de templos, me pegué una buena ducha y salí en busca de alimento. Llegué a un puesto callejero, pedí arroz con vegetales y una cerveza y me senté en una de las 2 mesas que quedaban vacías en el lugar.

Esperando mi comida, noté que dos gatos deambulaban por entre las mesas en busca de comida. Segundos después, en la mesa de al lado donde había 3 personas charlando, los gatos empezaron a pelear y las personas saltaron de la mesa insultando en su idioma natal y con cara de susto. Obviamente, me cagué de risa, y noté que atrás mio alguien también se reía.
Me di vuelta para ver con quien estaba compartiendo la risa y encontré a una hermosa sueca que estaba cenando también en ese mismo momento. Nos miramos, sonreímos y le pregunté:
– where are you from?
– Sweden. Respondió.

El resto de la conversación no viene al caso, pero como les conté en las lineas anteriores, hablamos de viajes, de nuestros países, de los lugares que nos faltan por conocer y de planes futuros.

En un momento de la charla la pregunté cual era la razón de su visita a Tailandia y me respondió que su idea era hacer un “retiro espiritual” en el norte de Tailandia, que ya lo había hecho y “sentía” que tenia que hacerlo de nuevo para ordenar su mente.

En ese momento me di cuenta que no conocí a esta persona por casualidad.

Hace meses que tengo en mente la idea de hacer lo mismo y siempre pensé lo genial que sería conocer a alguien que lo haya hecho para que pueda orientarme y contarme un poco más detalladamente de qué va la cosa.

Ahí apareció Maija, una sueca que casualmente tenía 2 semanas de vacaciones y había decidido ir a Bangkok por unos días, justo en los 2 días que yo estuve ahí, para después seguir hacia el Norte. Casualmente decidimos cenar en el mismo lugar y al mismo tiempo, algo raro, conociendo el timing alimenticio europeo y sudamericano. Casualmente nos sentamos a una mesa de distancia. Casualmente los gatos decidieron pelear por comida. Casualmente hablamos…

Habiendo notado la razón de nuestro encuentro, indague sobre el tema, pregunté por demás y me embebí de todos los pequeños detalles de primerísima fuente.

Me llenó de felicidad el hecho de haber conseguido lo que mentalmente anhelaba y sin siquiera tener que buscarlo.

Puede haber sido por casualidad, pero la realidad (mi realidad) es que después de vivir TANTAS situaciones similares a ésta, en las que automáticamente se me respondieron preguntas que me había hecho sólo para mi mismo y en mi mente, es sumamente difícil pensar y creer que algo así ocurrió solo por casualidad.

Se que a partir de este momento y después de leer esto, ustedes inevitablemente van a estar más atentos a las CAUSUALIDADES y eso me pone muy feliz porque de una forma u otra van a entender de lo que estoy hablando.

Para cerrar la idea les voy a compartir una oración de un libro que casualmente estoy leyendo en este momento:

“Really important meetings are planned by the souls long before the bodies see each other…”

Paulo Coelho – 11 minutos

Namasté.

PD1: Les comparto una ilustración que recibí de una persona que leyó esta nota y se iluminó…

Reuniones!

PD 2:Les dejo también algunas fotos de esas personas con las que el aire se aligeró

Maija, la sueca!
Pierre, el francés!
Brendan, el americano!
Brendan, el americano
Exe Guerra Written by:

Primero fue Nueva Zelanda. Después Tonga, Asia y Argentina. En Australia encontré el amor (y la muerte). Hoy: Irlanda. Mañana: Dinamarca. Intentando descubrirme a mí mismo a través de estos textos que nacen en mi corazón.

19 Comments

  1. Horacio Guerra.
    30 octubre, 2013
    Reply

    Exe! Muy buenas tus reflexiones! Sin dudarlo hay personas y situaciones que se van presentando en nuestro camino con quienes tenemos un intercambio que, de saber verlo, influye positivamente en nuestro perfeccionamiento espiritual y nos enriquece mutuamente para bien. Felicitaciones por tu percepción de estas realidades!!!!!!!

    • Franco
      1 noviembre, 2013
      Reply

      No puedo creer que exista una razón para que yo esté hoy aquí. No aceptaría siquiera que hay ciertos sucesos que deban pasar en mi vida necesariamente, excepto, claro, aquellas cuatro viejas verdades biológicas del budismo: el nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte.
      Si las cosas pasaran por algo, si hubiera un plan escrito de antemano, un destino, un camino trazado por alguna inteligencia donde tengamos que conocer a tal o cual persona, sentir tal o cual pasión o ir a tal o cual lugar, se rompería lo más bello e inherente de éste mundo: que hay miles de caminos posibles, miles de formas de recorrerlos, miles de otros que pueden afectarnos en miles de modos diferentes.
      No es que haya sólo ciertas personas especiales que puedan enseñarnos cosas, y que hayan sido puestas en nuestro camino para ayudarnos a seguir. Podemos componernos casi con cualquier otro, porque todos somos humanos, y tenemos mucho más en común con otros que lo que nos separan las diferencias culturales, religiosas, raciales; las cuestiones de fe, las cosmovisiones, los gustos.
      Caminando atentos, mirando, escuchando, podemos aprender de cualquiera, porque todos han sufrido y tenido que vivir de las buenas y de las malas. Así que cada uno lleva una mochila cargada de hermosos tesoros, de esos que se pueden compartir.
      Lo más bello e inherente de éste mundo es la eterna lluvia de átomos de Epicuro, el divino azar. Aquel que promete todas las posibilidades, que muestra que lo impredecible puede pasar y que el límite, muchas veces, no siempre, lo ponemos nosotros. Los dados no están cargados, podemos batirlos y tirar de nuevo, para ver que pasa.

  2. Matias F
    31 octubre, 2013
    Reply

    Me saca una buena sonrisa esto la verdad,
    porque lo encuentro justo en el momento indicado…
    jajaj
    Un saludo y gracias

  3. 18 febrero, 2014
    Reply

    Comparto tu definición de causualidades, y viajar, definitivamente, te abre a estar más perceptibo a ellas, antes las percibía, pero tardaba bastante tiempo en descifrarlas, ahora se me está volviendo algo instantáneo… 🙂 y qué lindas que son!!!!

    • 24 febrero, 2014
      Reply

      Hola! Así es, viajar te pone super perceptivo y capaz de comprender esos “augurios” que quizás estando en otros ámbitos dejamos que nos pasen de lado y son solo parte de un momento. Viajando capturamos esos momentos porque estamos 100% inmersos en ellos y bueno, el resto es experiencia.
      Gracias por pasar y comentar!

  4. 21 febrero, 2014
    Reply

    Muy bueno!!!
    Benjamin Button, la película, hable de esto, cuando él (Brad Pitt) relata el accidente de ella. 1 segundo se demoro en tomar el taxista el café (?), 1 segundo ella se distrajo, 1 segundo, casualidades o causalidades.
    Algunos creen en las casualidades, otros creen en que las cosas pasan porque tienen que pasar. La comparación entre ambos es como cuando me debato después de escuchar a tantas personas, si existe el destino o la suerte (espero que se entienda, es algo digamos similar, pasó por que tenía que pasar, o pasó por que pasó?) para mí son opuestos, que a veces trato de combinar.
    Excelente lo que escribiste. Una de las tantas preguntas de la vida, que por más que nos la expliquen, seguirán dando vuelta en nuestras cabezas hasta dar con nuestra propia respuesta. Algo así como la teoría del big bang y mis creencias religiosas. Opuestos, combinables quizá.
    Abrazo!

    • 24 febrero, 2014
      Reply

      Hola! Es verdad me había olvidado de esa escena y acompaña a la perfección el relato.
      Y comparto lo que decís, nada esta dicho y desde el único lugar desde el que podemos hablar es desde nuestra experiencia.
      Gracias por pasar, abrazo!

  5. Romina
    24 febrero, 2014
    Reply

    Hola! Sigo muchísimos blogs de viajes, y todos los días alimento mi pasión con distintas lecturas. Hoy llegué hasta acá, y particularmente me impactó esta entrada, por una incontable cantidad de cosas que me fueron sucediendo estos últimos días.
    Hace dos meses vine de viaje a Barcelona, recorí parte de Europa y volví. Estoy a 10 días de irme a vivir un año a Dublín, y palabras como las tuyas – me refiero a toda tu página -, me alientan a hacerlo, a perder los miedos que me quedan perder… Así que GRACIAS. Gracias por compartir tu vida.

    • 24 febrero, 2014
      Reply

      Hola! Qué lindo saber que lo que escribo genera tales sentimientos, me pone muy feliz a mi también. Éxitos en Dublin y gracias a vos por compartir lo tuyo.

  6. karen
    2 marzo, 2014
    Reply

    loco leimos tu post con una amiga y estamos mas q de acuerdo con lo q decis, para ese libro fue un antes y un despues y hasta comparti la misma frase en fb. por dnd andas ahora? nosotras en australia, pero si coincidimos en algun lado del mundo tenemos q tomar una birra y filosofar sobre nuestra teoria del lenguaje del universo juntos 😉

    • 2 marzo, 2014
      Reply

      Hola, gracias por la buena onda! Me alegro que les haya gustado lo que escribí. Ahora estoy en Buenos Aires, planeando ir para donde están ustedes! Si quieren búsquenme en facebook (Exe Guerra) y filosofamos virtualmente jjaja. GRACIAS! 🙂

  7. 19 marzo, 2014
    Reply

    Totalmente de acuerdo Exe. Es lo más lindo de los viajes esos encuentros “azarosos”. 🙂

  8. Emi
    27 mayo, 2015
    Reply

    Gracias por escribir y compartir! hace un año, antes de emprender “MI” viaje, rompiendome la cabeza acerca de si hacerlo o no, enciendo la radio para distraer y relajar, cosa que rara vez hacia, y escuche un tipo de publicidad que hablaba de un viajero, que luego de tiempo de “pasear” por el mundo varios años, abrió una libreria por Palermo, causualidad? Anoté el nombre en el celu, googlie, me animé y fui a verlo, creo que mi viaje empezó ese día, aca por Baires! Saludos y gracias de nuevo! ah! y ni idea porque FB me sugirió esta nota, otra causalidad?

    • 31 mayo, 2015
      Reply

      Hola Emi, qué linda historia y cuánto me alegro que hayas empezado a viajar 🙂 Gracias a vos por tu comentario, y por leerme. Éxitos!

  9. Santi
    25 diciembre, 2016
    Reply

    Amigo, cada vez que vuelvo a leer este texto me parece mejor todavía y lo encuentro mas aplicable a las cosas que estoy viviendo en este viaje!
    Sabias palabras!
    Abrazo!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *